google-site-verification=Uf08jceN3mIkA2EKYdanctYeaaYPhUPdNxU67h2xNss
  • itziargondar

Awareness y piel como frontera de contacto

La piel es el órgano que se sitúa en la frontera de contacto entre el organismo y el entorno. El contacto y retirada son los principales movimientos analizados en la Terapia Gestalt dentro del ciclo de satisfacción de las necesidades. No todos los contactos que establecemos son sanos ni beneficiosos, así como tampoco los tipos de retirada. Es el trabajo de conciencia mediante la experimentació y actualización sensitiva, la que nos permite conectar con necesidades y deseos del presente.


Los ejercicios básicos de trabajo gestáltico para activar la toma de conciencia, awareness o "darse cuenta", sitúan la piel como el principal órgano sensitivo y sensible. Esto no siempre se evidencia, pero es así. La piel retiene toda la experiencia vivida y sentida, toda nuestra existencia. Con ejercicios de conciencia sensitiva y corporal se trabajan los mecanismos que cada persona activa para establecer contacto y retirada. Es desde lo experiencial y vivencial, que se pueden identificar en el "aquí y ahora", y modular en proceso.


El trabajo de conciencia desde el darse cuenta de la zona interior engloba todas aquellas sensaciones que suceden dentro de uno/a; es decir, de la piel hacia adentro. Percibir este sentir en el "aquí y ahora", permite conectar las sensaciones albergadas por la experiencia, con el momento actual; pudiendo por lo tanto actualizar la sensación en lo que ocurre ahora, en el momento situado.


Te sugiero dejarte sentir por un momento frente a una persona. Si es posible, manteniendo contacto visual y distancia inferior a un metro. ¿Qué siento?, ¿cómo es mi respiración?, ¿estoy agitado/a?, ¿siento amor?, ¿me genera rechazo?, ¿me sudan las manos?, ¿siento un nudo en la garganta?.


El darse cuenta de la zona exterior incluye las sensaciones que percibimos mediante nuestros sentidos cuando ponemos atención en lo externo. Lo que siento es desde la piel hacia dentro, pero esta vez la información llega desde fuera de la piel. Aquí puedo establecer una diferenciación e interconexión entre lo que está fuera de mi, y lo que percibo dentro de mí en relación a eso.


Te sugiero dejarte sentir por un momento frente a una persona. Es vez, poner la atención en aspectos que son evidentes y visibles de esa persona, dejarte sentir en relación a eso "externo". ¿Veo sus ojos brillantes y eso me enternece?, ¿su mirada fija me incomoda?, ¿observo su boca entreabierta y me falta el aire?, ¿la veo moverse y siento un cosquilleo en mi estómago?


Siguiendo el continuo de conciencia, el darse cuenta de la zona intermedia o zona de fantasía, tiene que ver con la actividad mental; es decir, con todos aquellos pensamientos que nos hacen abandonar el presente. Habitualmente la fantasía tiene que ver con proyecciones de futuro, pero también con experiencias del pasado.


Te sugiero partir de lo anterior, situarte frente a alguien, y dejarte atrapar por tu pensamiento. ¿Fantaseo con qué...? ¿Me imagino que esta persona...? ¿Al ver este gesto conecto con esto otro que pensé una vez sobre...?


En estos tiempos de confinamiento, es relativamente fácil entrar en el mundo de la fantasía. Esto puede hacer activar nuestra parte más neurótica, aunque en ella atmbién encontramos muchos recursos personales del pasado que alguna vez nos han servido, y proyecciones de futuro que nos pueden hacer sentir más vivos/as.


Poner atención y activar la conciencia sensitiva, quizás requiera de una cierta intención y voluntad, sobre todo a personas que no acostumbran a hacer ejercicios de parar(se) y conectar(se). Sin embargo, para equilibrarse y cuidar la salud mental, es muy necesario ubicarse en presente, tal cual es, tal cual lo siento. Puedes probar las sugerencias con alguna persona con la que convivas, pero también dejándote afectar por ti mismo/a frente a un espejo, dedicándote un breve espacio de tiempo para meditar, conectar con tu cuerpo mediante un baile consciente, o simplemente dejándote afectar por el agua de la ducha modulando la presión y temperatura.


Para las personas que viven el confinamiento de forma más angustiante al conectar con situaciones traumáticas del pasado, ya sea mediante flashback u otro tipo de manifestaciones, mentales, emocionales o físicas, es importante el trabajo de presencia, en el "aquí y ahora", mediante la percepción sensitiva de la piel. Sentir la piel permite actualizarnos, conectar con el momento presente, y dejar, al menos por un momento, los recuerdos del pasado y las angustias de futuro. Para actualizar las sensaciones en el momento presente, tambén sirven otras propuestas en las que la piel pueda ser afectada sin dañarse. Por ejemplo, pasar algún elemento por la piel que rasque y que al mismo tiempo no resulte dañino (un estropajo, un cepillo), untarse algún tipo de crema con efecto calor, como las habitualmente utilizadas para dolores musculares; en la ducha, combinar diferentes tipos de presión y agua caliente y fría, poniendo atención en la presión y temperatura; hacer ejercicios de presión y descompresión con el cuerpo utilizando soportes como la pared y el suelo, y también estrujando y descomprimiendo materiales como toallas.


Espero te resulten útiles estas ideas y sugerencias, ya sea para aplicarte a ti mismo/a, o para proponer a otras personas.

15 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Día de la Madre

En el Día de la Madre, quizás podamos pararnos un poco a sentir todos esos cuidados de madre y de madres que, sin serlo, también cumplen o han cumplido funciones como tal. Funciones construidas, trans

Terapia gestalt y sueños

Los sueños son uno de los temas de trabajo específico en los que la Terapia Gestalt tiene una metodología innovadora y única. La principal técnica de trabajo gestáltica en relación a los sueños toma l

  • Itziar Gondar| Instagram
  • Itziar Gondar | Facebook

Itziar Gondar | Terapeuta Gestalt

Barcelona ©2020