google-site-verification=Uf08jceN3mIkA2EKYdanctYeaaYPhUPdNxU67h2xNss Sueño reparador y conexiones energéticas
  • itziargondar

Sueño reparador y conexiones energéticas

El sueño reparador es, por definición y según mi experiencia, aquella actividad onírica que genera sensaciones agradables de bienestar, calma, tranquilidad o felicidad, entre otras.


Los sueños reparadores se dan en momentos no previstos, al igual que la mayoría de sueños; simplemente suceden. Sin embargo, mi experiencia personal, el registro que hago sobre mis sueños y el acompañamiento de trabajo onírico que realizo con otras personas me está dando algunas pistas que me ayudan a interconectar determinados factores previos que pueden producir sueños reparadores. Quizás a ti también te sirva.


En concreto, en este escrito quiero mostrar cómo algunos ejercicios previos de tipo energético pueden propiciar sueños reparadores, conectando con el potencial y bienestar personal. Para ello, comparto de manera breve algún contenido onírico y algún “darse cuenta” o amplitud de conciencia al respecto.


“Elevación corporal en espiral energética”


Lo previo: Una tarde me junté con unas colegas de la formación en Terapia Gestalt, conformamos un círculo de mujeres y entre nosotras nos proporcionamos reiki. Yo nunca había hecho esta práctica, y apenas la había recibido. Igualmente me dispuse a ofrecer mi energía, desde la resonancia sensitiva, sensible, y permitiéndome el equilibrio entre el dar y el recibir. Era viernes, llevaba una semana bastante estresante, y esa tarde me quedé súper relajada y con una sensación de bienestar a nivel emocional, corporal y mental, increíble.


El sueño: Esa misma noche tuve un sueño largo, con mucho contenido, como me suele ocurrir. Varias personas, escenarios, trayectos. Al final, una escena muy concreta en la que me sentí elevándome en modo espiral de la cama. Esa sensación energética fue muy potente, muy sentida, muy real. Mientras me elevaba, me repetía a mí misma “por favor, que alguien entre y lo vea”; de repente, mi madre, que estaba presente a lo largo del sueño, entraba, me veía y me decía algo así como “si, ya lo veo”. Entonces me desperté con una sensación súper agradable, el cuerpo relajado, y feliz. Y creo realmente que de toda la complejidad del sueño, la energía que sentí en esa escena concreta final, fue reparadora para mí.


Compartí este sueño en el grupo de sueños del que participo regularmente, y simplemente desde el relato, me sugirieron poner atención al potencial que puedo tener en cuanto a propuestas de tipo energético. Este fue un gran “darme cuenta” propiciado gracias al feedback. Algo que intuyo y que me permito pocas veces, y que está ahí. Simplemente es darle espacio. Junto a esto, debido al largo contenido y variedad de elementos del sueño, pude ampliar conciencia a diferentes niveles, trabajándolo aplicando otros enfoques. Por compartir un aspecto más como ejemplo, el reconocimiento de mi madre, ya que cuando ella entró, el sueño finalizó.


“Energía solar”


En este periodo de cuarentena tuve un sueño reparador durante una siesta. Las siestas, en mi caso, me aportan a menudo mucha información reveladora.


Lo previo: Esa mañana había estado tomando el sol en el terrado del edificio donde vivo. La sensación que me produce el calor del sol en primavera, me encanta. Además, los beneficios de la vitamina D que aporta el sol son evidentes, y no es fácil acceder a ella desde el centro de la ciudad y menos aún sin poder salir apenas de casa. Así que esas dos horitas de sol me hicieron sentirme viva.


El sueño: Después de comer, me eché una siesta. Tuve un sueño muy largo, con personas diversas y diferentes escenarios, durante apenas una hora. Tengo mucha facilidad para dormirme y enseguida entro en fase REM, de modo que el ciclo habitual que se conoce de sueño en mi caso varia. Soñé con el terrado, el mar al fondo que en realidad no puedo ver, y otros muchos elementos.


En la última escena del sueño estaba yendo en coche junto a otras personas, hacia el mar que veía desde el terrado. Esta parte final me llevó a sentir el aire fresco, el sonido de la solas del mar, y el sol poniéndose al atardecer. Colores y amplitud de espacio. Me desperté feliz.


Pese al confinamiento, este sueño para mí fue reparador, ya que me permitió conectar, revivir y sentir sensaciones ya conocidas y que sé que me benefician, pero que a causa del confinamiento actual, difícilmente puedo sentir de manera directa: sol directo, el mar, espacios amplios. Otro detalle que quiero compartir, es que desde que tuve un accidente de coche en el 2011 sueño frecuentemente que conduzco coches y siempre pasa algo extraño pero acabo saliendo viva. En esta ocasión, la conductora no era yo, y el desplazamiento en coche sucedió con normalidad hacia un escenario increíble. No he vuelto a soñar de momento con coches, e intuyo que algo cambió también desde entonces sobre ese trauma en mí.


Para concluir y modo resumen, puedo afirmar que el primer sueño me permitió poner atención a recursos personales y potencialidades que tengo y que de momento se han mantenido más al margen o en segundo plano. El segundo me ha servido para generar y revivir sensaciones que difícilmente puedo sentir durante la vigilia en este periodo de reclusión. Son sensaciones que reconozco y que sé que me proporcionan bienestar y volveré a sentirlas cuando pueda salir libremente de nuevo; mientras tanto, he podido comprobar que también.


Ambos sueños me hablan de mis recursos personales y naturales, y mis potencialidades, algunas sobre las que apenas tengo conciencia, y otras ya conocidas a las que debería dar más espacio. Ahora sé, con más conciencia, que existen multitud de formas posibles para conectar con estados de bienestar, simplemente en ocasiones hay que poner un poco de intención (meditación, música, ejercicios…) y darse espacios para conectar con recursos ya existentes y que están a nuestro alcance. Y casi siempre, todo sucede cuando tiene que suceder.


Te animo a escribir tus sueños, solo así podrás ampliar tu nivel de conciencia e interconectar los precedentes que hay en tus sueños reparadores. ¿Qué tal si te animas a probar algún ejercicio de tipo energético o a buscar los rayitos de sol que estén a tu alcance?

  • Itziar Gondar| Instagram
  • Itziar Gondar | Facebook

Itziar Gondar | Terapeuta Gestalt

Barcelona ©2020